38549f5a-2417-4765-adbd-278a4c6ab323

rubc3a9n4Opinión/Rubén González.-  Tal y como sostienen Rivera y Sánchez, a pesar de que su acuerdo de Gobernabilidad es trabado por los “peliculeros ” Rajoy e Iglesias con otra frenética PINZA  a la antigua usanza, bien sincronizada y muy arriesgada, la palabra pacto en realidad no es algo aturullado o accidental, y aún así,  ha sido desechada con viscosa  sorna  por radicales y conservadores , como si no se tratara de un proceso de futuro en construcción, serio y reformista.

Es absolutamente inaceptable la indulgente estampa de una insólita estrategia establecida por partidos antagónicos que alienados se empeñan en mistificar los logros alcanzados por los ciudadanos con encomiable esfuerzo, gran tesón y enorme sufrimiento durante décadas de “lucha implacable” contra el REGIMEN y sus herederos. Cuando se debe tomar una decisión o hacer una elección y no se hace, ya se ha decidido en si y eso es una elección con todas sus consecuencias. A Pablo y Mariano, les aconsejan sus cebados partidarios que de cuando en cuando digan  alguna verdad para que sean creídos cuando mienten, porque a todas luces  mienten más que hablan. Sinceramente, no creo que la intención de Pablo Iglesias respecto a la “cal viva” fuera la de hacer sangre, ni la de importunar a González o a sus barones, ni siquiera romper el molde progresista aunque lo ha dejado muy “chungo”, pero calentarse en exceso implica  eso, que el “abanderado libertario” de los movimientos populares no valora las tremendas consecuencias que su hiriente desparpajo provoca.

Los políticos que fuerzan sus objetivos en exceso y se responsabilizan hasta la obsesión de ello, sufren una terrible frustración cuando no los consiguen o ven perjudicada su causa. Y  la frustración les lleva al cabreo, y el cabreo, a la excitación y a no controlar los impulsos para acabar perdiendo los papeles ofensivo. Solo poderosas razones políticas pueden motivar al “didáctico pregonero” de Podemos a tomar ésta arriesgada y polémica decisión de bloqueo que conduce sin retorno hacia nuevas elecciones, tal y como tiene previsto Rajoy, para cumplir ineludibles planes que el reaccionario ejecutivo en funciones elabora inéditos para ser reafirmados. Una azarosa aventura que obliga al dividido “politburó de los sueños rotos” a decidir rápido entre una acotada SENDA RUTILANTE de acuerdos por el cambio junto al PSOE con C´s  y otra SENDA  CLANDESTINA de tediosas tramas conspirativas, pactos antinatura e incertidumbre generalizada para prolongar lo establecido sosteniendo al PP y sus políticas de diseño autoritario. Todo está en el aire.

Mientras tanto Rajoy a verlas venir, sobrado de ironía y sin mostrar un ápice de ingenio ni sentido de Estado, resiste cansino con admirable fortaleza los embates directos de Sánchez y Rivera, así como el desgaste que supone no contar con ningún apoyo y la negación de todos a su continuidad como Presidente.  Y por más que insistan sus “cabilderos” en que España tiene buena salud , porque su economía funciona bien gracias a sus políticas desde hace meses, lo cierto es que el País tiene un grave problema político, que comienza con la crisis de sus grandes partidos. El PP que había conseguido camelar a las clases medias de las comunidades más desfavorecidas con el boom inmobiliario, apenas aguanta la tormenta especulativa provocada y está en manos de un núcleo dirigente reaccionario, caduco y arribista que le aleja del voto moderado que le birla C´s por el centro. Y el PSOE, como se ha visto en estos días es cada vez más un partido de grupos enfrentados por intereses tendenciosos que propician sendas políticas intransitables al servicio exclusivo de sus objetivos por lograr el poder o preservarlo. Es evidente el giro que intenta Sánchez.

Así las cosas, se ha iniciado un nuevo “baile de máscaras” con todos los actores en liza  promoviendo trueques, recelos y deslices que dejan cicatrices imposibles de borrar. Nos hemos  dado cuenta en seguida que entre lo que los candidatos piensan, lo que expresan, lo que a los otros les llega, lo que todos interpretan, lo que entienden y lo que después reproducen los medios filtrado a drede o desvelado oportunamente, se manipula la información y se altera el mensaje para confundir a los ciudadanos pretendiendo justificar lo injustificable. Que no lo hagan si no conviene. Que no lo digan si no es verdad.

Los cuatro partidos implicados por gobernar necesitan de urgencia un remedio a su “inquietante modorra”, por ello tomarán cualquier senda inexplorada que tengan a mano en el momento decisivo, y es que andando en peregrinación, como unos se esperan a otros, al final llegan todos juntos al destino.

POST SCRIPTUM: “Aunque la mentira y el engaño logren encubrir la verdad, no podrán jamás ocultarla tanto que al final no llegue a descubrirse.”

RUBÉN GONZÁLEZ.

Anuncios