economia-mundial

PACO cARBONELLFrancisco J. García Carbonell | Opinión | Economía | Una frase: “pensar mucho te hace tonto, quieren buenos productos a precios razonables”. Es este el tipo de falacias que presentan los siguientes divertimentos lingüísticos: o bien a base de pensar mucho te haces tonto puesto que querer productos a precios razonables es de tontos o  tú piensas muchos ergo te  vas a volver tonto, así pues no pienses y compra productos caros y de buena calidad o, siguiendo la siguiente premisa, los productos caros son de buena calidad, esto es un producto de buena calidad entonces esto es un producto caro. E incluso, si vamos con la misma, igual otras muchas: “los que piensan son tonto”, Feyderman, el famoso físico Premio Nobel, fue declarado deficiente mental por ejército de los EEUU y por eso se libro de hacer la mili  ¿Fue por pensar mucho? . Y, por fin, llegamos al mundo financiero y, también, político. En este punto,  nos hace pensar con la siguiente pregunta:¿es qué nadie, con el nivel de endeudamiento, sabía que iba a estallar esta crisis?  Y como pensar mucho, por lo que llevamos viendo, te hace tonto; la respuesta nos hace quedar como eso, como tontos.

“El mundo financiero es más complicado (se pensaron que al darle una extensión global a la deuda se acababa con el riego, pero no. El mundo financiero, EEUU, empieza a absolver (a partir de Nixon se deja el patrón oro y el dólar se extiende) inversión en multinacionales  extranjera”. (El Minotauro global. Yanis Varoufakis)

Para hacer justicia a quien dijo la frase anterior, se estaba refiriendo a las frutas y verduras. Un experto, con un limón en la mano, podría escribir muchas páginas sobre el limón y nunca terminaría de hacerle justicia. Sabría, nada más con echarle un vistazo o lo mismo pasando la lengua, aquí si cabe no pensar mucho, la calidad del mismo. Pero como podemos saborear una deuda emitida a través de bonos, por poner un ejemplo de un tipo de deuda. ¿Cómo se valoran los mismos? La respuesta está en las agencias de calificación y los organismos estatales reguladores,  ¿Les suena las letras AAA o los bonos basura?

“Estados Unidos comenzó a absorber gran parte de los excedentes de los productos industriales del resto del planeta: las importaciones netas de Estados Unidos eran las exportaciones netas de países excedentarios como Alemania, Japón y China. A su vez, los beneficios obtenidos por los empresarios de las naciones excedentarias se devolvían a Wall Street en busca de mayores ganancias. Wall Street utilizaba esa afluencia de capital en ofrecer crédito a los consumidores norteamericanos, como inversión directa en las multinacionales extranjeras, o financiando el déficit de la nación a través de la compra de bonos del Tesoro”. (El Minotauro global. Yanis Varoufakis)

Yanis Varoufakis
Yanis Varoufakis

El juego estaba servido, por un lado los bancos sacaban y metían deuda emitida por los  gobiernos, por otro  las agencias valoraban la deuda  (En EEUU, por poner un ejemplo, “se les daba”, entre comillas, calificación AAA ) Algunas de estas deudas llegaban a tener un valor equivalente a 1 dólar o… Luego, al  darle ese valor,  entraban como dinero en los bancos o sea no capitalizaban la compra de esa deuda, o sea disponía de dinero, por contarlo de alguna manera,  virtual. ¿Qué ocurrió para que estallará la crisis? ¿Este riesgo sin riesgo?, o siendo más concretos ¿Qué ocurrió para no “ver venir”, fíjense en la ironía de las comillas, con todo el endeudamiento, esta crisis?

“Todo se vino abajo en 2008 porque Wall Street abusó de su posición central para construir pirámides colosales de dinero privado, gracias a los beneficios que llegaban a Estados Unidos de todas partes. Cuando en el otoño de ese año (quiebra de Lehman Brothers en 2008) las pirámides de dinero privado se autodestruyeron y se convirtieron en cenizas, la capacidad de Wall Street para seguir cerrando el bucle de reciclaje global se desvaneció”. (El Minotauro global. Yanis Varoufakis)

Pues ocurrió como cuenta  “El Titiritero” de Serrat : Eso de que vienen  de muy lejos, cruzando los viejos caminos de piedra, es de aquella raza que de plaza en plaza (..) . Titiritero alejo de feria en feria siempre risueño canta sus sueños y sus miserias…vacía su alforja de sueños…nos baja una estrella que borra la huella de un recuerdo amargo. Al no cerrarse el bucle, los bancos ya no cuentan con divisas para pagar las deudas externas tanto públicas como privadas, las reservas no pueden garantizar la toma de nuevas deudas, y las subidas de interés que se paga por las mismas empieza a crecer y ello determina un piso cada vez más elevado de las tasas de interés del mercado global.

Y aquí tenemos por un lado  una deuda contraída  por los gobiernos y  sin conocimiento ni aprobación de la ciudadanía. Una deuda por parte de los bancos sin conocimiento ni aprobación de los clientes y de algunos pobres accionistas mientras, esos que decían no ver venir lo que se avecinaba, los de arriba, se brindaban con buenas pensiones y contra futuras “injusticias” para ellos.

Todo fue una cadena. Al final esa deuda AAA, emitida por órganos reguladores y agencias x pasó, en milisegundos, a basura. ..Y el resto ya lo conocen.  De pronto nos quedamos con un pasmo de narices y el mundo empezó sus viajes por las desconocidas aguas del miedo y el temor.

Y ahora a eso de ““Pensar mucho te hace tonto, quieren buenos productos a precios razonables.” dice Varoufakis, el ministro de economía griego: “No hay nada que nuestros orgullosos países puedan hacer más que decir ‘no’ a las necias políticas cuyo real objeto es profundizar la depresión por unas razones apócrifas”…Pero a ver quién tiene cojones luego con esa manada de cabrones…

Francisco J. García Carbonell

Proverbio Etiope

Anuncios