EL Vacío” (La nada) (Actualizado 31/3/2015)


vacio

“El Vacío” (La nada)

El vacío es la mirada sin ánima,
perdida, estéril.
Una lágrima sin horizonte,
hermética, desalinizada.

El vacío son los pasos
que se niegan,
una lucha de esqueletos,
el coraje desteñido, ¡prisionero!

El vacío es el ego
que no cesa, ¡acorralado!
monstruo que devora,
del corazón, la aurora.

Porque todos llevamos razón
¡pero nos equivocamos!
Brindando al sol, desesperación,
nos inmolamos.

El vacío es voluntad
de no ser, virtud de no dar (se)
vicio de (In) diferenciarse.

El vacío es susurro
de garganta en llamas,
gorgorito hacia dentro;
veneno, losa y guadaña.

El vacío es un telón
de cera, una mano
que se aparta,
un abrazo del invierno (Infierno).

Porque somos lo que negamos:
mentiras de madrugada,
las horas más bajas
de carnaval y alba extinta.

El vacío es sucesión
de puntos y a-partes, de paréntesis;
elipsis hacia la nada,
esporas de una máscara.

El vacío: un cometa sin vela:
reguero de luz petrificada.
Una gavina errante
varada en la arena.

Porque el Fénix
no quiere renacer (se),
las cenizas y las sombras se erizan
en esa ausencia reactiva
que, obviamente, nos reclama…

Juan Sánchez – 31/3/2015

“Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo”       – Julio Cortazar –

– Una sugerencia final: pon en marcha el vídeo y vuelve a leer el poema –

Anuncios

2 comentarios en “EL Vacío” (La nada) (Actualizado 31/3/2015)”

  1. …que son sinvergüenzas natos escogidos para medianeros de los grandes bastardos. La culpa es de los ciudadanos que les siguen votando. Sería interesante que escribieses un artículo nombrando títeres y titiriteros. En Mazarrón, sin ir más lejos, de casi todos es conocida la “afinidad financiera” de cada monigote político. Tú, Juanico, sabes bien de qué pié cojea cada sicario y cada chucho faldero faenando contra el pueblo. Federico lleva razón: ¡Que asco de tanto golfo y tanto baboso! Salud.

    Me gusta

  2. “¡Vedlos trepar, esos ágiles monos! Trepan unos por encima de otros, y así se arrastran al fango y a la profundidad. Todos quieren llegar al trono: su demencia consiste en creer – ¡que la felicidad se sienta en el trono! Con frecuencia es el fango el que se sienta en el trono – y también a menudo el trono se sienta en el fango. Dementes son para mí todos ellos, y monos trepadores y fanáticos. Su ídolo, el frío monstruo, me huele mal: mal me huelen todos ellos juntos, esos idólatras.”
    – FEDERICO –

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.