Francisco García (Alcalde)  y Ginés Campillo (Concejal Urbanismo). Foto: mazarron.es - Edición: Juan Sánchez
Francisco García (Alcalde) y Ginés Campillo (Concejal Urbanismo). Foto: mazarron.es – Edición: Juan Sánchez

VEGAMEDIAPRESS | SURESTEPRESS | 12/3/2015

Como ya es tradición por esta tierra mediterránea, algunos de cuyos políticos admiran las prácticas mafiosas de cuello blanco, sumamos cinco nuevos imputados a la larga lista que avergüenza a las buenas gentes de Murcia. Entre ellos el alcalde de Mazarrón, el socialista Paco García, y el primer teniente de alcalde y ex alcalde, el independiente de derechas Ginés Campillo.

Ambas formaciones gobiernan en coalición. Ginés Campillo fue alcalde los tres primeros años de esta legislatura, y Paco García durante el último año. Tiempo suficiente para que la Justicia los encause, batiendo récords…

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

El Juzgado de Instrucción número 2 de Totana ha admitido una denuncia contra García y Campillo, y contra los concejales Isidro Coy, concejal de Festejos, de UIDM, Andrés Valera, concejal de Hacienda, de UIDM, Juan Miguel Muñoz, concejal de Servicios, del PSOE y un empresario.

Están imputados por un presunto delito de prevaricación administrativa, tras la denuncia de la Fiscalía Superior de Justicia de la Región de Murcia.

Agentes de la Guardia Civil especializados en perseguir la corrupción descubrieron y destaparon una trama de favorecimiento a empresas, entre ellas la adjudicación a dedo la contratación de festejos por casi 70.000 euros.

La Fiscalía de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia remitió al Juzgado de Totana, con denuncia del Ministerio Fiscal, la acusación presentada en abril de 2013 sobre posibles delitos de corrupción política supuestamente cometidos por alcalde y varios concejales de Mazarrón. Tras esto, se inició el procedimiento penal oportuno “dado que los hechos denunciados podrían ser constitutivos de un delito de Prevaricación del artículo 404 del Código Penal”.

Campillo y García
Campillo y García – Imagen: vegamediapress

Como ya informó VMPress hace unos días, además otros supuestos delitos de corrupción habrían sido cometidos por el entonces alcalde de Mazarrón, Ginés Campillo, así como concejales, funcionarios, contratistas y miembros del partido UIDM por la contratación del actual coordinador de Festejos, según una denuncia presentada hace dos años por Diego Jiménez Ballesta.

A principios de esta legislatura el Ayuntamiento sacó una convocatoria a través de un procedimiento negociado sin publicidad para cubrir un puesto de coordinador de Festejos. Diego Jiménez se presentó considerando que su perfil se ajustaba a los requisitos que se solicitaban. Según el denunciante, cumpliendo con todos los requisitos, tanto a nivel de formación como de experiencia laboral, y habiendo presentado una propuesta económica menor y más favorable, no se le contrata y el puesto fue finalmente concedido a José Baltasar Sánchez Navarro. Jiménez recurrió de forma oficial y notificó por escrito su desacuerdo. Entonces fue cuando le llamaron de forma extraoficial para negociar el sueldo a cobrar entre esta persona elegida y él, y ante esta situación, Diego Jiménez consideró que se trataba de una propuesta injusta e ilegal y dijo a sus interlocutores “que no tenía nada que negociar”, por lo que volvió a interponer recurso.

Al hacer el nuevo escrito, Diego Jiménez afirma que las personas responsables hicieron oídos sordos, saltándose la ley y sin darle oportunidad de presentarse a defender sus derechos. Al final se contrató a José Baltasar con un contrato por el que cobra 26.860,79 euros (2.236 euros mensuales), que en la fecha era cargo directivo en el partido del Gobierno local, Unión Independiente de Mazarrón (UIDM).

Al producirse este hecho, y sintiéndose estafado, Diego Jiménez interpuso una denuncia aportando toda la documentación y alegando indicios de delito ya que siempre ha señalado que supera con creces la exigencia a nivel curricular y de experiencia profesional que se pedían, que su propuesta de programación era la mejor y su oferta la más económica.

Tras esta denuncia del Ministerio Fiscal enviada al Juzgado de Totana, los denunciados se podrían enfrentar a penas de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de siete a diez años, según el artículo 404 del Código Penal.

Presunta corrupción y malas formas

La legislatura del equipo cuatripartito de Mazarrón ha transcurrido entre las sospechas de corrupción, ahora en los juzgados, aunque hay otras causas en camino, y malas formas que no casan con un estado democrático.

Intentar amordazar a los medios con querellas insidiosas, presuntamente financiadas por el ayuntamiento, gobernar con prepotencia, o no pagar sus deudas, son algunas de las prácticas habituales de alguno de los dirigentes del equipo de gobierno.

Basta echar una ojeada a los programas de los socialistas y los independientes para ver el incumplimiento electoral, lo que se traduce en una estafa a los ciudadanos y la manipulación de los sentimientos del pueblo.

Ahora falta esperar si Paco García, ahora imputado, será destituido como candidato socialista a Mazarrón, o tal vez esa ética solo va con el PP.

Seguiremos informando: VEGAMEDIAPRESS

Anuncios