Niebla

Juan 2Juan Sánchez .- Llegó la niebla, no podía ser de otro modo. Se anunciaba en los corazones hartos de tanto sufrir. El dolor lechoso se materializa en el aire. Se vuelve blanco el manto descarnado de esperanza, y llega la niebla. Esa gélida despedida que nos recuerda lo que nunca seremos. Tal vez una noche de estas, recordaremos aquel día que alimentó nuestros sueños. Pero hoy cae la niebla y borra con su insensatez cada sonrisa de la mañana, cada susurro enamorado, cada ventana de ojos azules y confianza. La niebla que atiniebla todo aquello dejando un regusto como a desconsuelo, una mirada acuática que no nos deja sentir más que añoranza. Y cae la niebla para ocultarnos de nosotros mismos, de aquellas palabras que jamás pronunciamos y quedaron a la sombra de un sol radiante. La niebla que viste a los cobardes y engalana esa avenida del adiós. Una farola se derrama en cascada cónica sobre la calle difusa. Apenas llega la luz al suelo del desierto que hemos inventado para no encontrarnos. Apenas se oye el lamento de amor de aquellos gatos, en el tejado resbaladizo bajo esta niebla ávida de entraña humana. Somos una sombra que camina por la tiniebla incierta del azul infinito. Cae la niebla y nos oculta a los ojos del cielo. El cielo jamás será asaltado por aquellos ilusos, no tienen lo que hay que tener para consensuar el asalto: misericordia. El perdón es la única forma de venganza autorizada por el universo. Un reyezuelo se derrumba bajo el peso de la luz entre esa niebla de los seres basura. Al fin se hizo claridad y la balanza pierde su antifaz para ver un poco más allá. Se derrama el manantial lácteo de una niebla por tantos años reclamada, añorada desde el confín de los tiempos, deseada por cada corazón perdido en la ignorancia y la duda de seguir batallando. Esta niebla viene a remodelar conciencias, a resucitar ejércitos de ilusión y supervivencia a pesar del velo ácido y su pastosa indiferencia. Somos entes nacidos para crear universos invictos, para luchar contra dragones rojos y mazmorras de falsa luminis-ciencia, para vencer al tiempo y gritar a pesar y precisamente por esta niebla: ¡Estamos aquí, y seguimos vivos!

“Un adulto creativo es un niño que ha sobrevivido” (…a pesar de la niebla)

10439182483_2608b71c8d_c

Anuncios