La Mentira

Juan 2Juan Sánchez | Opinión |  “Se te olvida, que me quieres a pesar de lo que dices, pues llevamos en el alma cicatrices imposibles de borrar…” Así reza aquel agrio bolero del desamor, y sus renglones son una declaración de liberación, decepción y remedio contra el amor fingido. Y es que “no existe anestésico para el corazón”. Hay que sufrir el duelo en la herida sangrante de una traición… (Se te olvida /La Mentira – Los Sabandeños Vídeo)

La política es el equilibrio entre los que quieren entrar y los que no quieren salir. Pero, la traición de los que no quieren salir justifica el asalto de los que van a entrar. Demasiados años burlándose del pueblo han traído este duelo sufrido por ‘casi’ toda la nación. Este sepelio-resurrección es resultado de una mentira dentro de otra mentira que a su vez era todo un compendio de estratagemas diseñadas para sacarle hasta la asaura a la gente sencilla. Gentes que no querían saber de parlamentos porque era el gabinete reservado a los señorones, señoritos y demás cabritos que dedicaban su vida a jugar con la política. Mundo de poder y miedos donde sus caprichos se convertían en órdenes para seguir viviendo tal cual la cuna les favoreció. Una España de verdugos de rancio abolengo y condenados por nacer plebeyos.

Las calles se han hecho pueblo. La masa comienza a perder el miedo para exigir su dignidad. El pánico se apodera de las altas esferas que maniobran dislocadas, abrigadas por sus perros políticos desesperados por volver las borregas al redil de la conveniencia. Conveniente, muy conveniente para ese equilibrio escorado hacia los de siempre. Y no saben que el pueblo ya sabe que tal paz social es mera burla y esclavitud. La democracia empieza a despertar de la anestesia inducida e intencionada. La voluntad desde abajo hacia arriba. Convivir todos en la llanura de la equidad de oportunidades y olvidar que un día fuimos siervos de la indiferencia. “Lo único que hay que temer es el mismo miedo”; que tan certero dijera Franklin D. Roosevelt.

Mentir ya no trae cuenta. De ipso-facto se ven las babas del engaño, y la gente está demasiado harta de sufrir las consecuencias. Los partidos ‘convencionales’ se esmeran en reconvertir su imagen de cara a la galería, no lo consiguen. Acostumbrados a embaucar, olvidaron el valor de la honestidad. Cabalgan al galope las elecciones, azuzados por rematar la campaña del miedo y la falacia. Se prometen y perjuran las mismas porquerías de siempre maquilladas de oportunidad. No cuela, ya no cuela, el dolor causado no se repara con paños calientes, ni plagiando la voluntad del pueblo. Ya no vale el timo de la estampita, ni el trile de libertad y justicia reinventadas desde la mugre de tanto daño. El pueblo no se cree nada de nada. Es justo, es necesario, era imprescindible este duelo-fiesta en la calle. Ya lo hemos superado.

Pero ojo, no todo vale para resarcir tanta lágrima impía. No todos llevan en el alma cicatrices imborrables, ni recuerdos de una pasión desairada, ni viejos retratos en el vademécum de la esperanza. Hay mucha escoria en la mina de amatistas. No seamos primaveras en espera del fruto prohibido. El cielo se alcanza luchando a brazo partido, y unido, no trepando sobre los desesperados. Los altares son para los santos, y quedan tan pocos. Pocas palabras bastan para desenmascararlos. La herramienta de la mentira tiene muchas utilidades, tantas como ambiciones personales. Y no olvidemos que allá lejos, en el hollín de las témporas, un niño soñaba con libélulas y se extravió en la espesura de su propia inocencia.

Empieza el juego. La basura sacará sus miserias a la calle. Los hombres basura buscarán en la basura de los barrenderos. Nadie está libre de mácula, pero ellos, esos puercos de vieja alcurnia, los señoritos de la España profunda, tienen tanto y tanto que esconder, tanta mierda bajo su cama, tanta miseria humana en el salón de su casta. Quizá les convenga dejar los sueños del pueblo volar en libertad… o no les dejarán dormir en paz. Y Punto. 2/2/2015…

“Alzaos una y otra vez, hasta que los corderos se conviertan en leones”

La Mentira Gandhi

Anuncios