loteria-de-navidad-11

Región | Lotería Navidad| El número 13.437 ha resultado agraciado con el Gordo, el primer premios del Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad, dotado con 4.000.000 euros a la serie, y ha sido vendido en la administración de Ronda Norte de Murcia, número 1, y en la administración ubicada en la calle Larga, número 4 de Mazarrón… Fuente: Europa Press.

“El Gordo toca a una familia de Mazarrón que hacía frente a impagos en su vivienda”

– El Ideal.es –

Leonor Yepes Acosta (c), dueña de la administración de lotería número tres de Mazarrón, hoy junto a su hija Maria Dolores Yepes (2d) y su familia brindan tras vender 50 décimos del gordo de navidad. EFE/Marcial Guillén
Leonor Yepes Acosta (c), dueña de la administración de lotería número tres de Mazarrón, hoy junto a su hija Maria Dolores Yepes (2d) y su familia brindan tras vender 50 décimos del gordo de navidad. EFE/Marcial Guillén

El Sorteo de Navidad  ha sonreído a varias familias que lo necesitaban mucho. Es el caso de Mazarrón, en Murcia, donde una familia a la que habían cortado la luz por impago de facturas compró un décimo de la Lotería, concretamente, el 13.437. 400.000 euros para ellos, a repartir si hicieron participaciones.

La administración número 4 de Mazarrón, ubicada en la calle Larga, vendió 50 décimos, cinco series del Gordo de Navidad, del primer premio del Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad, dotado con 4.000.000 euros a la serie. Según explicó una de las dueñas, lo vendieron por ventanilla, “es un número abonado todo el año”.

Juana Méndez, una parada de Mazarrón que se recupera de una muy reciente neurocirugía, tendrá pasado mañana una “navidad muy distinta” a lo que esperaba, según confiesa a Efe, porque el décimo que le regaló hace unos días su padre ha resultado agraciado con los 400.000 euros de El Gordo.

En el bar “Luis”, situado junto a la administración número 3 de Mazarrón, donde se han repartido 20 millones del 13.437, esta mazarronera celebra el golpe de suerte junto a su marido y sus dos hijos, mientras toma conciencia “poco a poco” de lo que le ha pasado.

En una conversación con Efe, nerviosa porque más que hablar de lotería quiere ver a su padre, Juana Méndez ha explicado que ella no trabaja desde que quebró hace unos años una explotación hortícola de Ramonete, y que su marido tampoco tiene ingresos porque hace trabajos esporádicos para una empresa de excavaciones que paga “de aquella manera”.

Su padre, que está de camino hacia el bar, le compra todos los años un décimo de lotería a su única hija y nunca elige el mismo número. “Coge el que más le gusta. Y este año… Madre mía…”, exclama.

Ahora, además de preparar la Nochebuena en familia, se dedicará a recuperar la salud y a pagar algunas deudas que tiene, como la hipoteca de su casa de Mazarrón.

Fuente: El Ideal.es

Anuncios