Censura Prensa
Alvaro Sánchez Castrillo / Infolibre.- Entrevista a Pascual Serrano con motivo de la publicación de su nuevo libro “La prensa ha muerto: ¡Viva la prensa!” “Los medios de comunicación han dedicado muchas páginas a la crisis del sector, que amenaza con hacer desaparecer a la antaño poderosa prensa generalista. Sin embargo, no es la prensa la que está en crisis, sino ciertas formas de ejercer el periodismo”. Así de tajante se muestra el periodista especializado en política internacional Pascual Serrano en su último libro, La prensa ha muerto: ¡viva la prensa! (Península), un análisis sobre los medios de comunicación independientes con mayor relevancia de Europa y América…
Pascual Serrano
Pascual Serrano

Serrano trata de averiguar qué hay detrás de estas nuevas iniciativas que no cuentan con el respaldo de grandes inversores pero que han descubierto el secreto para mantenerse en pie mientras ofrecen un periodismo honesto, independiente y elaborado del que la población está ávida.

El autor pone la lupa sobre diferentes medios extranjeros –Le Monde Diplomatique (Francia), La Jornada (México), Le Courrier (Suiza) o The Nation (Estados Unidos), entre otros– y algunos españoles, entre los que se encuentra infoLibre, a los que el propio Serrano califica como “díscolos”.

“El estudio se ha realizado sobre medios de comunicación cuyos contenidos se difunden ampliamente, que han demostrado constancia y solidez durante años, y que reconocen y remuneran el trabajo de los periodistas y no se basan en contenidos voluntarios. Eso es algo fundamental”, apunta Serrano a infoLibre en conversación telefónica.

El periodista no duda en señalar que, efectivamente, “la prensa española basada en un modelo de negocio de grandes empresas con potentes y ricos anunciantes se está muriendo”. No obstante, Serrano señala que “gracias a este fallecimiento están surgiendo modelos de periodismo mucho más saludables y saneados, que tienen en cuenta a los ciudadanos y no dependen de altos ejecutivos”.

Preguntado por los motivos que han propiciado la decadencia de este modelo de prensa tradicional, Serrano apunta que la apertura de las nuevas tecnologías a todos los públicos y la abundancia de información han sido los causantes del derrumbe. “Ahora se puede sacar un medio de comunicación con pocos recursos económicos”, señala el periodista valenciano.

Pascual Serrano también asegura que “las grandes empresas periodísticas han querido jugar a la inmediatez, a la frivolidad y a los contenidos impresionantes” en lugar de apostar por “reportajes interesantes y elaborados”. “Ellos mismos han cavado su propia tumba”, sentencia el periodista.

Ante esta decadencia de la prensa tradicional, el autor apunta que “hay que aprovechar el momento para comenzar a hacer una prensa decente” porque “un periodismo independiente de los poderes económicos y de la influencia de los grandes anunciantes es la única esperanza que existe para salvar el periodismo”.

“El periodismo debe ser pagado”

Por otro lado, Serrano no duda en recalcar el importante papel que desempeña la ciudadanía en todo este “cambio de era”. El periodista señala que los lectores deben ser conscientes “de la necesidad que tienen estos nuevos medios de que se les apoye económicamente”. “Llevamos mucho tiempo acostumbrándonos a periódicos gratuitos en Internet. Esa concepción del periodismo debe ser cambiada, la ciudadanía tiene que entender que el periodismo debe ser pagado”, apunta el periodista, y añade que “los únicos que se pueden permitir mantener un modelo gratuito son los ‘medios de la casta’, los mismos que actualmente se están derrumbando”.

A pesar de esto, el autor no se aventura a decantarse por un modelo de pago de todos los analizados. “Yo no creo que exista la clave perfecta. Cada uno debe ver la audiencia a la que se dirige”, apostilla.

Serrano asegura que “no existe un país que destaque en la acogida que tienen estos medios” porque “la ciudadanía es diferente en cada lugar”. Para él, esto se evidencia en gran medida en los diferentes mecanismos imaginativos para recaudar fondos que se ha encontrado durante todo el estudio. “Todos los casos fueron muy curiosos. Por ejemplo, el periódico suizo Le Courrier recibe colaboraciones de gran cantidad de asociaciones, ONG y movimientos sociales, pero luego sus informaciones las elabora con total independencia de sus ‘accionistas”. El periodista también menciona el caso del diario estadounidense The Nation, que recauda fondos organizando un crucero en el que los pasajeros podrán charlar con personalidades estadounidenses del mundo de la izquierda. “La gente paga por poder asistir a un crucero con Noam Chomsky o Michael Moore”, explica.

El autor lamenta que en España no exista “ese tipo de compromiso militante de unos lectores que entienden que apoyar estos proyectos es necesario para mantener la salud democrática de un país”. Serrano recuerda que en 2009 el diario italiano Il Manifesto, debido a una gran deuda que venía arrastrando, anunció a sus lectores que al día siguiente el periódico costaría 50 euros. “¡Y la gente lo compró!”, cuenta entre risas Serrano a la vez que añade “en España eso es impensable”.

omerta prensa

“Existe una ‘omertà’ mediática mafiosa”

El autor del libro apunta que “no existe” libertad de prensa en España. “Las libertades existen cuando no necesitas dinero para cumplirlas. Si nos hace falta dinero para difundir lo que está ocurriendo en Ucrania, si todo eso depende de las condiciones económicas del medio, entonces no podemos decir que existe libertad de prensa”, argumenta. Aunque añade: “Eso no quiere decir que nos resignemos a no buscarla”. Serrano lamenta que “las condiciones de juego en el sector de la comunicación son injustas y van contra los derechos democráticos de un país”.El periodista continúa explicando que, con motivo del panorama mediático en el que nos encontramos inmersos, “existe una omertà mediática mafiosa para ocultar muchos temas”. “Existe un aparente debate en un marco muy controlado”, asegura Serrano.

Debilidades y fortalezas

Preguntado por los puntos débiles y fuertes de este nuevo formato de periodismo independiente, Serrano no duda en calificar como fortalezas que deben aprovechar estos nuevos medios “el hambre de un periodismo diferente impulsado por una sociedad deseosa de información no manipulada o censurada”. En cuanto a las debilidades, el autor del libro se muestra tajante: “Necesidad de encontrar vías de financiación eficaces”.

En cuanto a los modelos informativos que España podría importar del extranjero, Serrano no es capaz de decantarse por ninguno de ellos. “Todos me resultaban envidiables. Ver que La Jornada –diario mexicano– aglutina al grueso intelectual mexicano o que el diario alemán Junge Welt moviliza a tantos jóvenes me ha dado mucha envidia”, apunta.

La apuesta por el mantenimiento del papel

Muchos de los diarios analizados en el libro también cuentan con ediciones impresas en los quioscos. Estamos acostumbrados a escuchar que la prensa en papel ha muerto; sin embargo Serrano considera que este formato sigue siendo necesario. “Si pensamos en información en papel a diario, sí que soy partidario de decir que el papel está muerto. Sin embargo, con periodicidad mensual, quincenal e incluso semanal creo queel papel sigue siendo un formato necesario”, sostiene. No obstante, también incide en la necesidad de apostar “por reportajes extensos, elaborados y profundos, que es la gran apuesta que ya han perdido la prensa tradicional”.

Para la información de urgencia, el autor de La prensa ha muerto: ¡viva la prensa! reconoce la victoria de Internet porque “la red otorga una velocidad mucho mayor que la tinta impresa”. “Muchos de estos nuevos medios han sabido combinar a la perfección estos dos formatos”, concluye.

Fuente: http://www.infolibre.es -/- http://pascualserrano.net

 

Anuncios