*Paco García vs. Paco Blaya. Foto ilustrativa del contenido del artículo. No alusiva o relacionada (Para Nada) con el título del mismo. Fuente imagen: mazarron.es
*Paco García vs. Paco Blaya. Foto ilustrativa del contenido del artículo. No alusiva o relacionada (Para Nada) con el título del mismo. Fuente imagen: mazarron.es

Juan Artic OKJuan Sánchez/Opinión.- Aquí todo es normal. Nunca pasa nada. La vida discurre sobre una balsa de aceite donde flotamos mansamente oteando un cielo repleto de rechonchos angelitos rosáceos esperando que llueva el prometido maná de los buenos.

Pero la realidad contradice ese paraíso de los bobos. Nosotros. Y no llueve maná alguno, muy al contrario, se nos cagan encima con todas las de la ley. Y sigue sin pasar nada de nada. ¿Somos masoquistas? Es una pregunta retórica, innecesario responder.

Me llama la atención tanta pasividad entre las clases más jodidas de la nación. Qué pijo pasa que no se han echado aún a las calles y, metódicamente, verticalmente, desde arriba hacia abajo, han desfogado su dolor, frustración y ansias de justicia capando, literalmente, a tanto hijo, e hija, de Satanás que ha enmierdado nuestra vida. Claro está, clarito, somos gilipollas de manual de la Nasa. Sin nace otro gilipollas más en esta nación, tal cual dice Pérez-Reverte, nos caemos todos al mar…

Las familias afectadas por la macro-estafa de caja Madrid – Bankia, han conocido dónde zorreaban esas perricas que tanto sufrimiento costo ganar. Ahora saben que gran parte de ellas se dilapidaron en juergas de señoritos sinvergüenzas, putas incluidas. ¿Has visto tú algún afectado por el timo del siglo echarse al monte de las torres Kio y, faca siete muelles en mano, acechar al bandolero que le jodió la jubilación tantos años soñada para echar sus tripas en un canasto? Pues no, andamos dando vueltas por los tribunales, feudo de los mismos hijos de la gran esa, a ver si sentencian una sentencia asumible por las arcas de la nación, y pueden recuperar alguna de las migajas no pulidas entre las piernas de la libidinosa lumi.

Rescate de Bankia
Rescate de Bankia

El otro día, así en “Petit Comité”, se me ocurre soltar otra estafa más cercana geográficamente a servidor. Recuerdo a mi interlocutor, sobran nombres, que hace la tontería de ocho años el entonces primer edil de la cueva de Alí Bábá llamada ayuntamiento de Mazarrón, señor Blaya Blaya, estafó con toda la gracia y salero exigidos por el cargo, la minucia de 9.000.000 de euracos a la totalidad de vecinos del municipio. Montante resultante del asalto a las familias residentes y, o, u vacacionales que pagaron durante más de cuatro años una sobretasa ilegal de recogida de basuras. Así lo sentencia el tribunal superior de justicia de la región de Murcia en una condena al consistorio tajantemente inapelable. En esos antecedentes estaba, cuando mi “confidente” amplia y actualiza información al respecto y me comenta que, puesto al habla con el actual alcalde, señor Paco García de la formación menos socialista en la historia de esta nación, más conocida como Psoe, escabulle el cumplimiento de tal sentencia y la devolución de la pasta sangrada por la cara a los ciudadanos, apuntando la argucia-estratagema de que si cada vecino ha de acometer individualmente la reclamación judicial de sus perricas, no les sale a cuenta debido a los costes que tal proceso supondría para cada hogar. En tanto en cuento, ya se las promete ganadoras en este asalto final contra el pueblo. Servidor, cómo podrás figurarte lector, quedose a cuadros escoceses del clan de los Mac-Dugan: originarios del gélido y misterioso “Lake Ness”, tan afamados por las inconmensurables hostias que soltaban al señor feudal en el momento que se coscaban que les diezmaba los güevos ‘bajo palio’.

Y digo yo, la cosa no se puede plantear desde un prisma inverso. Es decir, puesto que existe sentencia firme al respecto, no sería obligación ineludible del actual alcalde la devolución inmediata de esos nueve milloncejos trincados por el ala de un pajarraco llamado Blaya. O es que los necesitan para tapar los numerosos agujeros negros surgidos en el oscuro universo de la sinvergonzonería consistorial, me pregunto. Porque las cuentas van de puta madre en Mazarrón, pero no sueltan la guita obligada. ¿Por qué será? O mejor, ¿Dónde está el truco?

Osease, que durante la pasada campaña electoral el señor García con toda la gracia que le adorna, hacía carnaza del señor Blaya lanzando dichas tasas a los cuatro vientos mediáticos, y ahora, siendo él mismo alcalde responsable de soltar la pasta, nos viene con la triquiñuela de los costes judiciales, me sigo preguntando. Vergüenza la tienen toda, no ves que no la gastan.

Y así nos van los asuntos en ese palacio nacional ‘pa’ trincar, llamado política podrida o cueva de Alí Bábá y sus cuarenta mil ladrones, o más. Cabrón arriba, cabrón abajo, no me he parado a contar. En realidad, poco importa en el montante final de fechorías sufridas por la impasible ciudadanía… ¡¡Ábrete, sésamo!!…

Bankia Black Card

*Paco García vs. Paco Blaya. Foto ilustrativa del contenido del artículo. No alusiva o relacionada con el título del mismo. Fuente imagen: mazarron.es – (Nota del autor)

Relacionado: “Mazarrón, la primera en la frente”

Anuncios