Vivienda en Camposol
Vivienda-Basura en Camposol

Mazarrón/Social/J.Pons.- La urbanización de Camposol, en el término municipal de Mazarrón, habitada mayoritariamente por ingleses, ha visto como la lluvia arrasaba calles y partes de las viviendas. Hace unos años, VMPress publicaba un reportaje en el que la comunidad inglesa se consideraba “estafada y engañada” por el estado de sus viviendas. Vivieron a vivir la jubilación bajo el sol y junto al mar, pero se encontraron con unas construcciones chapuzas. Ha pasado un tiempo y tres alcaldes: Paco Blaya (PP), Ginés Campillo (UIDM) y Paco García (PSOE). La situación sigue igual. Por su interés, recuperamos para los lectores la información…

Relacionado: “La lluvia ‘arrasa’ la urbanización Camposol”

Artículo original en: Vegamediapress.com/J.Pons/Junio 2009.- Camposol es una urbanización construida a ambos lados de la carretera que llega a Mazarrón desde Murcia. Allí se han levantado cuatro mil viviendas, la mayoría ocupadas por ciudadanos ingleses, unos 5.000, que vieron cumplir su sueño dorado de un retiro con sol y mar, en pleno Mediterráneo. Aunque a muchos no les dijeron que a pesar de que Camposol pertenece a Mazarrón, la zona está todavía alejada unos cuantos kilómetros de las playas mazarroneras. No obstante, compraron su vivienda y se instalaron en una comunidad de lo más británica. Tiendas, pubs, comercios, y coches con el volante a la derecha delatan el origen de los habitantes de este residencial, en el que, por cierto, es difícil encontrar un árbol que de cobijo ante el insolente sol de verano. Un pequeño detalle sin importancia que se le olvidó a los constructores. Ahora, más de doscientas de estas viviendas, cinco años después de ser adquiridas por sus actuales propietarios, se hunden bajo tierra, literalmente.

Greg Green es el presidente de la Camposol Residentes Association, creada para defender los intereses de sus vecinos, cuyas demandas no son atendidas ni por el ayuntamiento de Mazarrón ni por la empresa constructora MASA, con oficinas en Alicante. Algunos ciudadanos británicos ya han regresado a su país, ante el temor “de que se les caiga la casa encima”, dice Green.

Vivienda-Chapuza en Camposol
Vivienda-Basura en Camposol

Los intentos para pedir responsabilidades han sido inútiles hasta el momento. El alcalde, Francisco Blaya, del Partido Popular “solo dice buena palabras, pero no action”. A pesar de que las cuatro mil viviendas son difíciles de ocultar, incluído el campo de golf, única zona verde, el ayuntamiento insiste en que no tiene obligación de dar servicios. Tampoco la promotora, MASA. De hecho, ninguna de las viviendas tiene cédula de habitabilidad. “Se podría decir que no existimos, salvo porque pagamos el IBI y otros impuestos, eso sí”, recuerda Greg Green.

Muchas de las casas están construidas en zona de rambla, en una tierra tan inestable que ha terminado por ir convirtiendo en ruinas los sueños de los emblemáticos ingleses.

Frederick Lack, de Manchester, es un jubilado que invirtió sus ahorros en un pequeño chalet de Camposol. La puerta de acceso a su casa se ha hundido, al igual que los escalones, parte de la piscina, y algunas paredes tienen grietas del tamaño de un puño. Desesperado, todavía no ha conseguido hablar con el arquitecto que diseñó su hogar: “Cuando venía por aquí hablaba perfectamente inglés, pero ahora lo llamamos por teléfono y solo habla español”.

Lack asegura que el alcalde no acepta responsabilidades, y que son muchos los jubilados que se encuentran en la misma situación. Como Lionel Cooper, en cuya casa las grietas son tan grandes que la luz del sol ilumina todas las dependencias. Para Cooper, no está claro cuales van a ser las actuaciones a seguir, porque “En España la justicia es lenta”. En cualquier caso, todos se sienten estafados y abandonados por las autoridades españolas.

El peligro de ruina de las viviendas no es el único problema. Las carreteras y calles están llenas de agujeros enormes, que lleva a los coches al trote más que rodando. La basura se recoge solo dos veces a la semana, amontonándose y desbordando los contenedores, y los obreros de la promotora hace ya tiempo que desaparecieron.

Algunos se resisten a volver a Inglaterra. Entran con recelo en su casa, con unos quince centímetros de desnivel en el suelo. Da la impresión de que uno sube una pequeña cuesta cuando accede a una de estas viviendas. La esperanza es lo último que se pierde, aunque sea con un casco en la cabeza. Pero otros han decidido volver a su isla, dejando, muy a su pesar, su retiro dorado. Se acordarán de Pau Gasol, cuya imagen utilizaba MASA para sus promociones.

Greg Green afirma que “los ingleses no queremos problemas en España. Solo una vida tranquila, con los españoles, los murcianos. Gastamos mucho dinero en las empresas y comercios locales, mucho. Merecemos más respeto”.

http://vegamediapress.com/not/9667/cientos-de-ingleses-fueron-estafados-en-mazarron-al-comprar-casas-basura/

Anuncios