img_9076

El teórico tramo final de la crisis económica sigue causando estragos. Es el caso de Hansa Urbana. La promotora alicantina, líder del sector en la provincia y símbolo de los años de esplendor del ladrillo, ha solicitado el preconcurso de acreedores (procedimiento previo a la antigua suspensión de pagos).

Según informa elmundo.es, la empresa de la familia Gálea, participada por el Banco Sabadell y Caixabank, ha dado este paso para ganar tiempo y cerrar un acuerdo de refinanciación de su deuda. El pasivo financiero alcanza los 150 millones de euros aproximadamente. Sus principales acreedores son Caixabank, Santander, Sabadell, Popular, Barclays y BBVA…

Además de por su considerable deuda, la empresa se ha visto afectada por la atonía del mercado inmobiliario en España (donde concentra la mayor parte de su negocio), la paralización de su gran proyecto, la urbanización Novo Carthago en la Manga del Mar Menor, y el frenazo de sus inversiones en México (traspasó la mayoría de sus activos a CAM en 2011 a cambio de rebajar deuda).

A partir de ahora, la compañía dispone de tres meses para llegar a un acuerdo con sus acreedores. Y de otro mes, en caso de que estas negociaciones fracasaran, para pedir definitivamente el concurso. Es decir, si no supera la situación de insolvencia que le ha llevado al preconcurso, Hansa solicitará el concurso.

Otra posibilidad es que Hansa obtenga en estos tres meses las suficientes adhesiones a una propuesta anticipada de convenio concursal (esto aceleraría y facilitaría el procedimiento).

El juzgado de lo Mercantil número dos de Alicante es el que tramita el proceso, según confirman a EL MUNDO fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana(TSJCV).

Al presentar la petición de preconcurso, los gestores de Hansa mantienen todas sus facultades de administración, gestión y representación al frente de la firma. Asimismo, los Gálea evitan también que el juez de lo Mercantil admita una hipotética solicitud de concurso necesario presentada por algún acreedor durante este período preconcursal.

Caixabank lo intentó
Hansa ha optado por el preconcurso después de que los tribunales hayan rechazado hasta dos veces la petición de concurso forzoso que presentó Caixabank (accionista también de la compañía con un 9,8%) en julio de 2013.

Primero, el juzgado de lo Mercantil número uno de Alicante (diciembre de 2013), y después, la Audiencia Provincial (mayo de este año), tumbaron las pretensiones del banco catalán. Caixabank acusó a la promotora de emprender un liquidación «ruinosa y apresurada» de activos para favorecer a la CAM, su antiguo socio (esa participación de CAM del 30% está ahora en manos del Sabadell). Sostuvo que Hansa se descapitalizó al pactar con la caja alicantina un cancelación de deuda por activos que permitió a la empresa rebajar su pasivo con CAM en 108 millones (junio de 2011). La compañía tenía créditos vencidos con Caixabank y Banesto-Santander en 2013, según se reconocía en el fallo judicial.

No obstante, los jueces concluyeron que la empresa era solvente y que tenía capacidad para cumplir con sus obligaciones de pago. Apenas cuatro meses después, el grupo inmobiliario ha presentado la solicitud de preconcurso de acreedores.

El plan estratégico de Hansa Urbana pasaba por la venta de activos (el campo de golf y el hotel de la Playa de San Juan y sus centros comerciales, entre otros), el comienzo de algunas promociones y la reestructuración de la deuda. Los últimos datos disponibles en el Registro Mercantil indican que Hansa (ejercicio 2010) obtuvo unos beneficios de 11 millones (en 2006 ganó 96 millones, con una facturación de 220).

El preconcurso de Hansa se produce después de que el Sabadell, segundo socio fuerte de la compañía con un 30% del capital, haya ejercido una opción de venta de sus acciones en el grupo, lo que obliga a Hansa a recomprar este paquete accionarial.

Fuente: http://vegamediapress.com/not/9552/hansa-urbana-solicita-el-preconcurso-de-acreedores/

Anuncios