Imagen5064

“La Lengua Asesina”

JMazarrón/Opinión/Social/Juan Sánchez/VMPress.

Y bueno, que diría un porteño, suma y sigue la dislocación cerebral de nuestros responsables municipales. Decir responsables, es adjudicar virtud donde no existe rastro alguno de ella. Serás tú mismo, lector amigo, quien valore esos actos de ‘responsabilidad’, al la par que su gran formación en materia de seguridad vial: y ojo avizor sobre desmanes y ‘calostros’ de corporaciones pasadas y presentes, para divertimento maquiavélico de viandantes y conductores en este Mazarrón olvidado en el telar de los torpes, bobos e irresponsables con mamandurria en plaza. En fin, vamos a lo qué vamos.

Allende los sempiternos bachecicos o aceras fantasmales por su inexistencia, o tapas de alcantarilla abiertas cual cepo de incautos, que siembran nuestras calles convirtiéndonos en avezados pilotos aptos para la etapa más accidentada del París-Dakar, ahora hemos de sumar ciertos ‘surrealismos’ que, a modo de chingada sorpresa-sorpresa, nos salen inopinadamente al encuentro en lo que ya se empieza a conocer como el rallye de los mil vagos. Me explico…

Como para muestra mejor vale un botón del pánico, mejor os dais una vueltecica auxiliados por el navegador del coche y alertados por la ‘presencia’ que da título al presente artículo: “La Lengua Asesina”. Por si no tenéis ‘tomto de abordo’, ya os indicamos la ubicación exacta de tal apéndice criminal. A saber:

lengua asesina4
Imagen Google 2013

¡¡ATENCIÓN CONDUCTOR!!: Puerto de Mazarrón. Urbanización El Alamillo. Calle Cabo Bagur. Dirección al bar ‘El Palmito’. Dato, este último, indudablemente conocido por nuestros irresponsables de seguridad vial, que pasan el día de bar en bar, almorzando y lo que no es almorzando; departiendo y repartiendo cotilleos e impresiones variadas con parroquianos/as, en vez de estar en lo que tienen que estar. Entre otras, y por aquello de que les pagamos cojonudamente por ello, solucionar problemillas ‘menores’ que suman jodienda al ciudadano-presa de tal apéndice criminal, al parecer, en tierra de nadie.

Si observamos con detenimiento las imágenes ilustradoras, salta a la mente la ímproba cuestión: ¿Qué pijo hace ese ramalazo de acera en medio de la calle? ¿Será quizá un ataque de ‘acereros encabronados’ que declararon la huelga al más puro estilo nipón y se pasaron de productividad por ver si su jefe se dejaba los cuernos, literalmente, al saltar con su cochazo por encima de la acera? Nunca lo sabremos, pero si podemos constatar el sumo cabreo de más de veinte vecinos que han dejado los bajos de sus coches, llantas, ruedas, airbags y demás, escalfados en tan ‘eficaz’ como cabrona lengua asesina. Sin tener en consideración, -válgame el zurullo de cualquier perro, o perra, que alivia su mondongo en la cercanía- que muchos accidentados ya pusieron en conocimiento de los que menos conocimiento tienen entre nuestros responsables munícipes, la concejalía de urbanismo o las patrullas de seguridad ciudadana, por ejemplo, el grave peligro que encierra el susodicho obstáculo.

Imagen Google
Imagen Google 2013

Pero, pongamos un ejemplo figurado sobre el muy posible ‘crimen’: “Una mami vuelve de recoger a sus críos en el colegio vecino. Sin olerse la ‘tostá’ se mete un leñazo de tres pares de cojones contra la lengua matasietes. El coche se hace trizas, la mamá, presa del pánico tras tremendo topetazo, acierta a volver la vista atrás y un grito de terror desgarra el aire del atardecer al ver a sus retoños ensangrentados. Es entonces cuando aparecen los buenos vecinos alertados, por enésima vez, por el estruendo del accidente. Es entonces cuando galopa ululante, desesperada, una ambulancia; y es entonces cuando una llamada urgente desde el centro médico pone al corriente al padre, tíos, sobrinos y demás familiares de los accidentados”. Y es entonces cuando pueden ‘trasponer’ de Mazarrón los culpables de que esa LENGUA ASESINA siga cobrándose nuevas víctimas: por pura desidia, recochineo, vagancia  o incompetencia de unos ¡¡IRRESPONSABLES!!. Punto.

Imagen5056
La “Lengua Asesina” – Imagen Juan Sánchez Feb-2014
Anuncios