ISON trayectoria visible
ISON trayectoria visible

Internacional/Ciencia/Colaboración.

El cometa ISON-2013 (Cometa C/2012 S1) fue un cometa descubierto en septiembre de 2012, por dos astrónomos rusos (Vitali Nevski y Artyom Novichonok) de la la Red Óptica Científica Internacional (ISON en inglés, lo que acuñó su nombre de batalla).
Lo descubrieron cuando se encontraba más lejos que la órbita de Júpiter y el cálculo de su órbita indicaba que sería uno de esos cometas rasantes, puesto que se acercaría al Sol el 28-29 de noviembre a sólo 1.7 veces el tamaño del Sol (en el momento del perihelio), por lo que se esperaba que podría llegar a ser el “cometa del siglo”, por el aumento del brillo aparente que podría adquirir…

El cometa ISON pasará a sólo medio radio solar arriba de la superficie, por lo que pueden pasar muchas sorpresas y si sobrevive, tendremos un “cometa espectacular”.

Su trayectoria de acercamiento se encuentra muy próxima a la eclíptica (plano donde se encuentran los planetas girando alrededor del Sol), pero las fuerzas de gravedad a su paso en el perihelio, lo desviarán y lo sacarán del plano de su viaje, y como si fuera una piedra lanzada por una honda, seguirá su curso alejándose continuamente del Sol y de la Tierra para no regresar jamás.

El análisis de su trayectoria lo sitúa como un cometa que llega desde la nube de OORT (la región más alejada del sistema solar, fuente posible de más de 100 billones de cometas), lo que hace que sea muy estudiado por los astrónomos puesto que puede darnos indicios sobre el origen y formación de todo el Sistema Solar).

Trayectoria del cometa ISON a su paso por el perihelio el 28-29 de noviembre. En la figura se muestra el “arreglo” del coronógrafo del satélite SOHO, que permite observar lo que ocurre en la cercanía del Sol. Foto: Cortesía
Trayectoria del cometa ISON a su paso por el perihelio el 28-29 de noviembre. En la figura se muestra el “arreglo” del coronógrafo del satélite SOHO, que permite observar lo que ocurre en la cercanía del Sol. Foto: Cortesía

Efectivamente, la NASA (entre muchas otras organizaciones científicas), tomó la decisión de estudiar este cometa con muchos de los satélites y sondas espaciales que se encuentran en órbitas en diversas regiones del espacio interplanetario.
-Los coronógrafos del SOHO (Solar Orbiting Heliographic Observatory).
-El orbitador de Marte.
-Las sondas espaciales Stereo A y Stereo B, que observan al Sol y al sistema solar desde distintos puntos obteniendo imágenes estereoscópicas de estos objetos.
-También el satélite Chandra de rayos X, medirá la emisión producida por las partículas solares de alta energía al interaccionar con el núcleo y la cola del ISON.
-Por supuesto ha sido observado y se continuará su observación con el satélite Hubble.
-Además, un gran número de astrónomos profesionales y aficionados seguirán su curso, tanto antes como después del perihelio a finales de este mes de noviembre.

Hermoso espectáculo
Si el cometa ISON logra sobrevivir su paso tan cercano al Sol, sin duda será un gran y hermoso espectáculo que podrá ser visto a simple vista.

Las estimaciones de lo que se verá a mediados de diciembre, calculadas por especialistas, nos indican que efectivamente será un gran espectáculo.

Del 10 de octubre al 23 de noviembre cuando esté entre la órbita de la Tierra y la de Mercurio, el telescopio espacial Hubble volverá a tomar imágenes del cometa para determinar su tamaño y composición y buscar fragmentos del mismo en caso de que ocurra su rompimiento.

El satélite Chandra que observa en Rayos X, tratará de medir la emisión de “alta energía” producida por las partículas energéticas emitidas por el Sol al interaccionar con el cometa.

Durante el perihelio, será observado por los coronógrafos del SOHO.

Y por una gran gama de telescopios terrestres que observarán en el Óptico, en el Infra Rojo, en ondas de Radio, complementando la información.

En el Observatorio Astronómico Nacional (OAN)-SPM también observarán ISON con el tel de 2.12 m para estudiar la morfología y cinemática de la cola del cometa ISON.

Después del 28 de noviembre, cuando ISON pase a sólo medio radio solar arriba de su superficie, habrá muchas sorpresas que serán observadas al momento que ocurran.

*Observatorio Astronómico Nacional. Instituto de Astronomía-Ensenada, UNAM.

Imagen: http://www.eagleseye.me.uk

Por M.C. Manuel Álvarez*/COLABORACIÓN

Anuncios