Isabel Pérez Sánchez arropada por miembros de la PAH y sus vecinos de Molina de Segura
Isabel Pérez Sánchez arropada por miembros de la PAH y sus vecinos de Molina de Segura

LLAMAN LADRONES A LOS ABOGADOS LATORRE Y ROJO QUE SOLICITARON EL DESAHUCIO

Región/Social/PAH/VMpress.

Un nutrido grupo de miembros de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) y de vecinos impidieron ayer el desahucio de Isabel Pérez Sánchez, una mujer que sufre retinosis pigmentaria, en la calle Atenza de Molina de Segura. Poco antes de las diez de la mañana, se presentaron en la vivienda dos procuradores y varios agentes de la Policía Local, pero no pudieron ejecutar el desahucio por la oposición de los miembros de la PAH y de vecinos de Isabel. Al lugar también acudieron varios agentes de la Policía Nacional por si había incidentes, algo que no ocurrió. El desahucio quedó aplazado hasta el próximo 21 de noviembre, fecha en la que la PAH volverá a la carga para impedir el desalojo, instado por un prestamista, informan nuestros compañeros de el pajarito.es…

Posteriormente, el grupo de personas se dirigió al Paseo Rosales, concretamente a las puertas del despacho de los abogados Miguel Latorre y Pascual Rojo, que son los que han solicitado el desahucio, y allí corearon consignas contra ellos, como “Ahí está, la cueva de Alí Baba”. También desplegaron una pancarta con la siguiente leyenda: “El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir” y colocaron pegatinas reivindicativas en la entrada del despacho.

Isabel Pérez se mostró emocionada y aseguró a elpajarito.es que “estoy muy agradecida a toda esta gente, pues me están ayudando mucho”. La mujer explicó que hace unos años, tras ver un anuncio en prensa, suscribió una hipoteca cambiaria, pero tras el primer impago de un recibo ejecutaron el desahucio, perdió su casa e incluso tuvo que dormir dos noches en la calle.

Rocío, portavoz de la PAH, indicó a elpajarito.es que “a esta mujer la estafaron y por eso puso una denuncia penal contra el prestamista y contra los abogados y su empresa de testaferros”.

Tras ser desalojada por primera vez, Isabel se metió en la casa como ‘okupa’ y luego llegó a un acuerdo con el prestamista e hicieron un contrato de alquiler por 330 euros mensuales (su pensión es de 700 euros al mes). Hasta que llegó el momento en que Isabel no podía hacer frente a los gastos y entonces le embargaron la pensión y le empezaron a descontar también algo más de 40 euros mensuales por el impago de la hipoteca.

Un juez ha ordenado el desalojo por impago del alquiler y de las rentas de la hipoteca. Ahora, la PAH preparará una protesta de más envergadura para paralizar de nuevo el desahucio el 21 de noviembre.

Anuncios