img_5554Opinión/VMPress/José María Hernández.

Empecemos con saber qué dice la Real Academia sobre la estafa: “I Pedir o sacar dinero o cosas de valor con artificios y engaños, y con ánimo de no pagar. II Cometer alguno de los delitos que se caracterizan por el lucro como fin y el engaño o abuso de confianza como medio”.

De nuevo nos suben el precio de la luz y ya somos campeones, los número uno no sólo de Europa, si no del mundo mundial. Dicen que les debemos 25.000 millones de euros de años anteriores. Y uno piensa en: 1.- En estos seis años de crisis han cerrado decenas y decenas de miles de empresas y de autónomos. 2.- Seis millones de desempleados que han reducido considerablemente el consumo de todo, incluida la luz. 3.- Hemos vuelto a cambiar de bombillas por las de led, que consumen poco y hemos pagado más por los aparatos de aire acondicionado inverter, que también consumen menos… 4.- Las administraciones de todo tipo han reducido considerablemente sus consumos energéticos e incluso los alumbrados públicos de ciudades y autovías. 5.- Se obliga a la instalación de paneles solares para agua caliente sanitaria en los edificios de nueva construcción. 6.- No se construye prácticamente nada en todo el País.

Entonces uno concluye que, si el consumo eléctrico de España no es el mismo hoy que el que había en el 2007, ¿Cómo es posible que se nos haya subido el precio de tan esencial servicio, tantas y tantas veces hasta conseguir escalar hasta la posición number one de la energía eléctrica mundial más cara? ¿Qué ocurre con el monopolio de las eléctricas españolas? NOS ESTAFAN…

Nos suben el término de potencia para garantizarse el 50%  de los euros en nuestra factura. Resulta que el 25% de la factura se corresponde con los costes de producción de la energía, otro 25% para la distribución (que cuenta con superávit) y el 50% que resta, impuestos y robos varios.

Cualquier aspecto de aquello que conforma nuestro quehacer diario es producto de la estafa:

Un gobierno que alcanza el poder gracias a sus mentiras más ruines.

La reforma laboral del Partido Impopular es una estafa al trabajador, que lo reduce al status de esclavo.

Un presidente y su partido pillados “in fraganti” y delatados por quien fue más de 20 años su tesorero, se resisten a reconocer la verdad de sus estafas.

La crisis que llevamos más de seis años sufriendo es otra grandísima estafa de este sistema capitalista y neoconservador.

La banca española es una estafa continuada. Más de 125 banqueros españoles gana más de un millón de euros al año y de ahí, para abajo del organigrama.

El agua privatizada en España es otra estafa.

La reforma de la Ley del suelo fue otra estafa, que bien estamos pagando.

La reforma de la educación es una estafa donde la iglesia católica sale beneficiada y donde se busca la ignorancia de los súbditos y acólitos.

La derecha neoliberal y católica nos ha estafado a todos y se aferran al poder demostrando que en España no hay una verdadera DEMOCRACIA, que todo ha sido un tupido velo sobre la dictadura fascista, que es la que realmente nos sigue gobernando.

De nada sirve que conozcamos que son ellos, la casta fascista, la que ha estado viviendo por encima de sus posibilidades y no nosotros. Que nos han estado estafando en cada obra, en cada inversión que se ha realizado.

A los españoles nos estafan por doquier, incluso desde fuera. Esa Europa del Euro nos estafa de continuo, por la sencilla razón de que si yo me apunto a un club es porque pienso que voy a mejorar en mi bienestar económico, político y social. Nunca pensaré que mi voluntaria inclusión supondrá mi hundimiento como País y como Nación. Además de perder toda mi soberanía y capacidad de decir: “A eso NO”.  Eso no es un club, ni una asociación de Países, eso es una encerrona para arrebatarte todo aquello que a los más poderosos del club interesa. Y te doblegan y te humillan y te hunden en la miseria. Son como estos que nos mal gobiernan bajo la dictadura de una mayoría que no les pertenece, los defensores de la libertad de mercado, de la competencia, de la no regulación bancaria, de los que llevan patatas de Francia a España y de España a Francia en un bucle de negocios sucios y que sólo a ellos beneficia. La estafa de la Europa neoconservadora y liberal.

Nos roban hasta de los salarios para tomarnos el pelo una vez más, diciendo que es para hacernos más competitivos, cuando en verdad, es para que ellos ganen más y más.

Cuando los intereses bancarios son bajos, nos suben el precio de las viviendas y cuando las viviendas bajan, nos suben los diferenciales del préstamo, nos quitan las desgravaciones en el IRPF, nos suben el IVA y los AJDocumentados que junto a otras subidas hacen que esa vivienda, hoy, cueste más que durante el boom inmobiliario. Cuando compras una impresora te están ahorcando con sus cartuchos que comprarás al precio del jamón 4 J. Cuando privatizan, en aras de la mejor gestión y más barata, te das cuenta de que es mentira. Todo lo que se privatiza sube y sube como la espuma hasta esclavizarte. Carecemos de los tradicionales recursos energéticos, pero no dejan desarrollar otros no sea que pierdan la vaca de las tetas gordas. Cuando se te rompe algún aparato hogareño es mejor tirarlo y comprar uno nuevo, porque su reparación no será muy inferior al precio de otro nuevo.

Es cierto que en España existe una casta de GENTUZA que durante toda nuestra Historia nos ha estado ESTAFANDO de forma continuada y sin pausa. Desde la clase eclesiástica católica, la mayor poseedora de bienes muebles e inmuebles del Estado y la que maneja millones de euros en negro sin que nadie diga nada, ni haga algo por evitarlo. La misma secta que convirtió en una cruzada un golpe militar a la legalidad constitucional, del que hoy se cumplen 77 años. Nunca en su Historia los españoles fueron soberanos de su País, ni lo son hoy tampoco, ni parece que lo vayan a ser nunca.

Un País hermoso y rico en el que nunca sus ciudadanos han visto un chavo. Un País que jamás pudo gobernarse bajo la honradez, la honestidad, la responsabilidad y el objetivo del bien común. Una casta nacional-católica-empresarial que sólo nos ha estado estafando en su propio y exclusivo beneficio. Porque “no hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia” (Montesquieu)

Y lo que es más grave: Que haya ciudadanos (Que no pertenecen y gozan de los resultados de la estafa, sino que la sufren igual que los que piensan diferente) que les apoyan incondicionalmente. Este es el meollo, porque contra la voluntaria ignorancia es imposible liberarnos de la mafia, de esa casta nacional-católica-empresarial que nos lleva gobernando toda la Historia a base de mentiras, de falseados dioses en imágenes blasfemas, de policías de luto y de tanques en las calles, por si se ponen muy tontos los espabilados que nos quieren levantar el negocio.

Nunca hicimos, nunca ganamos revolución alguna contra el viejo orden. ¡Así nos va! Y no deje que le confundan, la que se avecina en nada tiene que envidiar a lo que ya llevamos sufriendo. Todo sea por mantener el viejo orden nacional-católico-empresarial y monárquico y nosotros padeciéndolo hasta con el hambre que ya viene…

… Y por un trozo de pan, nos bajaremos un poco más los pantalones. Y de nuevo ganaran la batalla de la soberanía nacional.

¡País de estafadores y ladrones!

Anuncios